www.caissadigital1921.cubava.cu

↑ Volver a Clases Teóricas

¡Tablas con sabor a victoria!

 

¡Tablas con sabor a victoria!

Por Detroy H. Arjona Escalona

detroyarjona@gmail.com

¿Cuántas veces el ajedrecista se ha sentido satisfecho con una partida cuyo resultado no ha superado la igualdad?

Deteniéndonos a pensar sobre el asunto de seguro no será muy difícil recordar ejemplos de partidas tablas entre las que se encuentran las artísticamente bellas, o aquellas no menos intensas en lo que a combatividad se refiere.

¿Quién no se ha hallado próximo a rendirse y aún así intenta aferrarse al último recurso de tablas que existe en la partida? Incluso existen las divisiones del punto que pueden considerarse estratégicas; y en tal sentido, si mal no recuerdo, el propio Kasparov alguna vez expresó que no era tan malo hacer tablas posterior a una derrota.

Pero también la historia, en más de una ocasión, nos ha presentado resultados de partidas tablas que tuvieron un efecto verdaderamente estimulante en el afortunado, en detrimento de lo nocivo que resultó para aquel que estuvo bien próximo a conquistar la victoria.

Siguiendo el hilo conductor del tema que nos ocupa he decidido presentarles una partida jugada por mí hace ya algunos años; con la cual deseo homenajear humildemente a dos de los más grandes artífices de partidas tablas en el juego de la diosa Caíssa: el austriaco Carl Schlechter y el armenio Tigrán Petrosian.

Ciudad Camagüey. Academia Municipal de Ajedrez

Torneo Zonal Provincial

Sábado 4 de diciembre de 1999, 19:30 hrs.

B: Hugo Acosta                                                                    (UR)

N: Detroy H. Arjona Escalona          (2164)

Defensa Holandesa

 

1.d4 f5 2.c4 e6 3.Cc3 Cf6 4.Cf3 Ae7 5.e3 d5 6.Ad3 0–0 7.0–0 c6 8.b3 De8 9.Ab2 Ce4 10.Cd2 Cd7 11.f3 Cxc3 12.Axc3 Ag5 13.e4 Ae3+ 14.Rh1 Dh5 15.De2 f4 16.Tfd1 Tf6 17.Cf1 Th6 18.Db2 dxe4 19.Axe4 Cf6 20.Ad3 g5 21.Ae2 [21.d5 g4! 22.Axf6?? Dxh2+ 23.Cxh2 g3 y mate inevitable.] Para hacer esta jugada reflexioné más de 45 min. 21…g4 Resignándome a las tablas, dado que mi estructura de peones me conllevaría a un final perdedor. 22.fxg4 Ce4 23.gxh5 [23.Ae1?? Dxh2+!! 24.Cxh2 Cg3+ 25.Axg3 fxg3 y nuevamente el mate resulta inevitable.] 23…Cf2+ 24.Rg1 Ch3+ 25.Rh1 Cf2+ 26.Rg1 Ch3+ ½–½

Esta partida fue observada por el MF Justo Triana, hoy residente en México, quien fuera uno de los ajedrecistas más fuertes de Cuba en la década del 70 del siglo pasado. Me viene a la mente que permaneció parado a mi lado durante los 45 minutos en que hube de pensar y efectuar la jugada que consideré decisiva; y recuerdo que la disfrutó tanto como si la hubiese jugado él mismo. Por último, cabe destacar que las rondas posteriores de ese certamen las jugué con un alto espíritu de combatividad y optimismo que conllevó a que obtuviera el primer lugar invicto.

Hasta aquí mi ejemplo clásico de ¡Tablas con sabor a victoria!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *