www.caissadigital1921.cubava.cu

↑ Volver a Entrevistas

El Gráfico, 1939

En 1939 el diario “El Gráfico” público la siguiente entrevista realizada a José Raúl Capablanca.
En el 70 aniversario de su muerte y como tributo al mejor jugador en la historia de Latinoamérica les traigo la entrevista que se le realizó, una de las pocas en su ilustre carrera.
Esperó la disfruten!
“Entre los nuevos talentos hay dos que se destacan más como grandes maestros que los demás: Botvinnik y, en un nivel secundario, Keres. También Alekhine, por supuesto; pero él no es nuevo; él es viejo como yo. Keres juega admirablemente bien; su sentido de la fantasía es enorme, su imaginación ardiente. Pero su juicio es inestable. Él no sabe siempre si el juego delante de él se gana, se pierde o es tablas; y cuando se gana también sucede a veces que él no sabe a ciencia cierta cómo y porqué se gana. Entonces, explicablemente, vacila y escoge sus planes más que por un juicio que no ha llegado a formarse, por temperamento. Sin embargo, es un defecto a substituir, en ciertos puntos en un juego, el juicio de impulsos instintivos se impone al temperamento – impulsos agresivos en el caso de Keres, defensivos en otros jugadores. En el juego altamente instructivo que jugamos en el torneo por equipos que acabó en esta hermosa ciudad hace un mes, yo le ofrecí tablas porque no había manera en absoluto que la partida pudiera ser ganada, por él o por mí. Keres entonces no aceptó mi oferta, e hizo seis movimientos más. ¿Cómo era eso, seis movimientos antes, él no había visto con la misma claridad que yo que era imposible forzar el juego? No se puede creer que Keres intentara ganar contra mí en una posición absolutamente exhausta, así que la única explicación es que su razonamiento todavía no había cristalizado en el juicio concreto; para utilizar la misma palabra que antes, él vacilaba. … Contra Eliskases, también en ese torneo, Keres tuvo que elegir entre aceptar unas tablas en un final de torres perfectamente equilibrado o intentar forzar las cosas con una peculiar excursión del rey. Él escogió esto último y perdió. ¿Por qué? Porque en circunstancias donde no es suficiente la previsión visual, donde se necesita el juicio exacto, Keres todavía no está completamente desarrollado.
 
El viejo Lasker, sin embargo, fue asombroso en la seguridad de su juicio. Cuando una posición le era sometida, él la examinaba durante algún tiempo y después, rápidamente, sin perder tiempo analizando, él indicaba, el “blanco está mejor” o el “negro está mejor” o “es tablas”, y no estaba errado.
 
Es difícil juzgarse uno mismo. No obstante, la opinión general de los maestros es que la precisión y la velocidad de mi juicio del ajedrez fueron superiores a los de Lasker. En ajedrez uno puede perder con la edad la fuerza y la plenitud de su visión, seguridad en el orden de sus movimientos, resistencia a la fatiga, etc., pero uno nunca pierde su juicio, y me imagino todavía lo poseo. … El juicio posicional preciso, la visión total de cada maniobra en la interdependencia de sus ruedas dentadas, es lo qué caracteriza a un gran maestro. No es una cuestión de que un gran maestro vea un número de movimientos aislados o de su conocimiento para construir un mate; lo que debe ser dado por hecho. Lo que cuenta es que él debe tener ideas, y que estas ideas deben ser exactas. Que cuando le muestren cualquier posición él no debe tomarlo por las ramas sino debe decir sin vacilación: “Esto se gana, y el triunfo se obtiene maniobrando en esta o esa ala, de esta forma.” Recuerdo eso durante el torneo de Moscú, 1925 – Tartakower frecuentemente se refiere a esto – varios famosos jugadores habían estado estudiando una posición particular por tres horas, sin poder alcanzar una conclusión. Pasaba cerca en ese momento y me pidieron mi opinión. No lo dudé un solo segundo, y les dije: “Esto se gana; y se gana así, y así.” Y estaba en lo correcto.
 
Este conocimiento de lo que se tiene que hacer, esta “habilidad profesional”, es lo que, a excepción de Botvinnik y, en un nivel inferior, Keres, no puedo observar en los otros jugadores jóvenes, aunque muchos de ellos brillan a causa de su memoria, fantasía, deseos de ganar y otras capacidades igualmente estimables. Cuando, por ejemplo, yo comparo sus partidas – algunas muy atractivas – con las del viejo Lasker, la diferencia es inmediatamente obvia. Lasker, aparte de tener un conocimiento profundo del ajedrez, fue un combatiente. Su primer trabajo de ajedrez se tituló Kampf (“lucha “). Él es un hombre de mil recursos en el tablero de ajedrez. Todavía tengo claramente en la mente la impresión que hizo sobre mí una de sus partidas contra su derrotado rival, el Dr. Tarrasch. Lasker nunca prestó la atención excesiva a los estudios teóricos de su compatriota Dr. Tarrasch, en primer lugar porque él era un jugador básicamente práctico y en segundo lugar porque Lasker no atribuyó a estos estudios más importancia de lo que ellos merecían. Sin embargo, en una ocasión particular él se deslizó a una posición inferior a la cual Tarrasch lo indujo y se encontró repentinamente a merced de su rival. Fue entonces que Lasker demostró su espíritu de lucha. En vez de hacer el movimiento ordinario que se le habría ocurrido a cualquier otro maestro, con el cuál más temprano o más tarde podría haber perdido, o haber hecho tablas con dificultad, Lasker sacrificó un peón. ¡Pero qué sacrificio! ¡No he visto tal sacrificio en ninguno de los juegos modernos! Era imposible saber si debía ser aceptado o rechazado. Como dice el refrán, “sacudió el tablero”. Aquí estaba la “excentricidad” del viejo profesor de filosofía y matemáticas de la universidad de Breslau quien tomaba a sus opositores por sorpresa. El resultado fue que después de algunos movimientos era Lasker, y no Tarrasch, el que tenía el mejor juego. Esta partida muestra a cualquier jugador la calidad extraordinaria de juego, que él posee incluso hoy como septuagenario glorioso, el Dr. Emanuel Lasker, campeón del mundo por 25 años.
 
[Pregunta del entrevistador: Pero maestro: ¿si usted tomó el título del campeonato del mundo del Dr. Lasker cuando el gran maestro de Berlín estaba en la plenitud de sus energías, y si los jugadores modernos, en su opinión, son claramente inferiores a Lasker, cómo usted explica el hecho que algunos de ellos han terminado por delante de usted en muchos torneos internacionales? Cómo usted explica su séptimo lugar en el torneo de AVRO en Holanda?]
 
En el torneo de AVRO jugué bajo condiciones físicas que eran absolutamente anormales. Aunque no estoy actualizado con la literatura de ajedrez, jugué las aperturas bien en todas mis partidas por la razón simple de que tengo juicio. Pero después de las primeras tres horas de juego, sentía que mi cabeza se partía. Era imposible pensar y coordinar ideas. Contra Fine tenía dos partidas ganadas; contra Alekhine debí haber ganado una; y otra contra Keres, gracias a una posición ventajosa que aumenté concienzudamente. Pero en el momento de transformar mi ventaja en victoria, encontré que no funcionaba mi cerebro y entonces continué jugando no con mi cabeza sino con mis manos. A pesar de el frío amargo de Holanda en noviembre, sumergí mi cabeza congestionada en agua helada para intentar despejarla, aunque sin ningún resultado… así participé en el torneo de AVRO jugando como un autómata después de la tercera hora, y es por lo tanto comprensible cómo no pude con frecuencia ganar.
 
Si esta impotencia intelectual hubiera conllevado a un defecto cerebral, me habría retirado del tablero de ajedrez. Capablanca habría dicho adiós al juego del cual él era campeón, y cuya corona aspira a recuperar. Pero mi cerebro, afortunadamente todavía trabajaba bien. Mis deficiencias mentales eran debido a la tensión arterial muy alta y a los desórdenes circulatorios relacionados que no deslustraron la claridad de mi juicio. Es curioso que comencé a notar estos desórdenes en 1936, el año en el cual mis rendimientos fueron superiores a los de los otros maestros. En ese año gané el torneo de Moscú delante de Botvinnik, de Flohr, de Ragozin, de Lasker, etc. y un mes más adelante compartí el primer premio en Nottingham con Botvinnik, sobre Euwe, Reshevsky, Fine, Alekhine, Flohr, Lasker. … Pero, a pesar de estos éxitos, yo me sentía débil. En el aplazamiento de mi última partida en Nottingham, contra Bogoljubow, que necesitaba ganar para alejarme de Botvinnik y para alcanzar el primer lugar en solitario, analicé la posición durante algún tiempo y concluí que, a menos que mi opositor sellara un movimiento particular, en ese caso el juego sería tablas, de lo contrario yo ganaba. Cuando la batalla recomenzó, el sobre de Bogoljubow fue abierto. Él no había sellado el movimiento correcto, el único para tablas. Sin embargo, entonces olvidé todo el análisis que había emprendido momentos antes, absolutamente todo de él, como si una esponja hubiera borrado mis ideas; convencido – y todavía no sé por qué – que el juego era tablas en todos los casos, maniobré decaído para tablas en una posición ganada.
 
Los primeros doctores que consulté sobre estos lapsus que ocurrieron repentinamente en mi cerebro no estuvieron acertados, pero ahora otros han podido determinar la causa: presión arterial. Me han puesto una dieta de leche, fruta y verduras que ha traído una disminución moderada de mi presión arterial; Digo “moderada” porque tal presión arterial no se puede reducir repentinamente, o el remedio sería peor que la enfermedad.
 
Ahora, con la tensión arterial baja, me siento físicamente mucho mejor. No soy el Capablanca de 1918 en que, a la edad de 30, mi concepto era aún más lúcido y eficaz que el Capablanca de 1921, que ganó el campeonato del mundo. Pero ahora mi cerebro está funcionando con regularidad muy aceptable. Armado con esta regularidad relativa y mi acostumbrado juicio correcto del ajedrez, me siento capaz de hacer batalla con los jugadores jóvenes, que todavía no han logrado la perfección en el razonamiento que nos caracteriza a Lasker y a mí, y de derrotarlos. La prueba de esto se puede encontrar en mi rendimiento en la ronda final del torneo internacional por equipos donde, con independencia de nombres, jugué mejor que cualquiera. No perdí en ninguna partida y aunque hubiera algunas en las cuales no forcé las cosas porque ningún interés personal justificaba un gran esfuerzo, también gané otras en un estilo muy limpio. “
Interesante entrevista que espero les gustará.
Está semana tendremos más de Capablanca en nuestro postre del día.
Saludos!
Mauricio Arias

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *