www.caissadigital1921.cubava.cu

↑ Volver a 1965

Anécdotas de Ajedrez: Bobby Fischer y Fidel Castro

Anécdotas de Ajedrez: Bobby Fischer y Fidel Castro

 

 “El Ajedrez es como la amistad, une las diferencias”. (Antonio Urciuoli, Argentina)…

En el libro de José Luis Barreras, El fascinante mundo del Ajedrez, aparece un interesante intercamnbio de mensajes entre Bobby Fischer y Fidel Castro que resulta de gran  valor histórico y que entiendo, merece ser conocido por los apreciados amigos lectores de esta página.

GM Bobby Fischer, José Luis Barreras -Presidente de la Federación
Cubana de Ajedrez- y Fidel Castro / Olimpíada de La Habana 1966
Resulta que en la Olimpiada de La Habana en 1966, Fischer fue la figura más popular entre los cientos de aficionados que asistían diariamente a ver las partidas y supo corresponder a la afectuosa acogida brindada por ellos y por las autoridades políticas y deportivas cubanas, con un comportamiento considerado inusual en él: permitió fotógrafos, cámaras de TV, entrevistas, etc…..incluso hizo bromas con el gobernante cubano, recordando un incidente político-deportivo ocurrido un año atrás, en que se vieron ambos involucrados.

Bobby Fischer vs Boris Spassky, la partida
más importante de La Habana 1966 – Tablas

Un año antes, Fischer había sido invitado a jugar el Torneo Capablanca in Memoriam de 1965, pero el Departamento de Estado de Washington rehusó concederle el permiso para viajar a Cuba a jugar el importante evento.

En ese momento, la noticia sacudió al mundo del tablero y creó una expectación en la opinión pública internacional….De pronto, cuando tan complejo torneo estaba en pleno desarrollo organizativo, surgió algo inesperado: Fischer envió desde Nueva York un cable al gobernante de Cuba, haciéndose eco de informaciones publicadas en esa cuidad, amenazando con retirarse del torneo.
Era el 11 de agosto de 1965, cuando en horas de la noche dicho cable fue recibido en La Habana. Al día siguiente, al mediodía, Fidel Castro daba una categórica respuesta al ajedrecista norteamericano. Los cables entrecruzados en este histórico incidente decían textualmente lo siguiente:
Cable de Bobby Fischer:
Primer Ministro Fidel Castro
Habana.
Me opongo a sus manifestaciones publicadas hoy en el New York Times proclamando una victoria propagandística, y por este acto me retiro del Torneo Capablanca. Solamente volveré a entrar en el torneo si Usted envía un cable asegurándome que Usted y su gobierno no buscan beneficios políticos de mi participación, y que no se producirán en el futuro más comentarios políticos por parte de Usted en relación con mi participación. Bobby Fischer.

 

Respuesta de Fidel Castro:
Bobby Fischer, Nueva York, EE. UU.
Ref. COA 38
Acabo de recibir su cable. Me sorprende que usted me atribuya algún tipo de manifestación referente a su participación en el torneo. A este respecto no he dicho ni hablado una sola palabra con nadie. Sólo tengo sobre ello noticias que he leído en cables de agencias norteamericanas. Nuestro país no tiene necesidad de tan efímera propaganda. Es suyo el problema de participar o no en dicho torneo. Sus palabras son, por tanto, injustas. Si usted se ha asustado y arrepentido de su decisión inicial, sería mejor que idease otro pretexto y tuviese el valor de ser honesto.
(Fdo) Dr. Fidel Castro
Primer Ministro del Gobierno Revolucionario.
Ese intercambio de cables dejó abierto un dramático impasse que duró muy poco, al apresurarse Bobby Fischer en anunciar desde Nueva York, su ratificación de jugar el Capablanca in Memoriam de La Habana, utilizando la vía del teletipo para realizar las jugadas.
El Torneo, uno de los más sonados en la historia del Ajedrez, constituyó un éxito resonante, motivado por la participación de Fischer jugando desde Nueva York, y por la fuerte lucha que sostuvieron por los lugares de honor cuatro de los mejores ajedrecistas de la época: Vassily Smislov, que resultó vencedor con 15.5 puntos,  Bobby Fischer, Borislav Ivkov y Efim Geller, los tres empatados en segundo lugar con 15 puntos.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *