www.caissadigital1921.cubava.cu

↑ Volver a Biografía

1892 – 1892 Primera Partida de Capablanca (4 años)

José Raúl Capablanca:

“…Esto ocurrió en uno de los históricos encuentros entre Steinitz y Chigorin, muy comentados por aquel entonces en La Habana. A la sazón, tenía yo 4 años de edad…”

Al día siguiente, José Raúl observó cómo jugaba su padre. ¡Pero al tercer día, el corazón del joven principiante habló!

Al ver que su padre movía un caballo de una casilla blanca a otra del mismo color y que su contrincante, por lo visto tan mal jugador como el otro, no lo advirtió, se echó a reír y tachó de tramposo a su progenitor, quien se enfadó por aquellas palabras; sin embargo, su hijo le mostró el error cometido en el tablero. Su padre sorprendido de que un niño pudiese haber aprendido por sí mismo las reglas del juego, le propuso jugar. El muchacho no sólo pasó la prueba, sino que le ganó la partida a su padre. Transcurridos unos días, presentó al niño prodigio en el Club de Ajedrez. Uno de los ajedrecistas destacados de la capital quiso jugar una partida con él, y le concedió la ganancia anticipada de la dama para compensar la superioridad. El muchacho la aceptó, del mismo modo que posteriormente aceptaría el sacrificio de peones y piezas, ofrecidos por los ajedrecistas de nota.

Veamos esta primera partida de Capablanca que a la edad de 4 años; en ella, como el lector verá, conservó impecablemente su ventaja material; frase que, años después se convertiría en tópico periodístico aplicado a las victorias del joven maestro y, posteriormente, célebre campeón del mundo.

Iglesias – Capablanca

(Las blancas juegan sin dama)          Hacer tablero

1.e4 e5 2.Cf3 Cf6 3. Cxe5 Cx34 4.d4 d6 5.C3AR A2R 6.A3D C3AR 7.P4A O-O 8.C3A C3A 9.P3TD P3TD 10.A2D P3CD 11.O-O-O A2D 12.R1C C4TD 13.T1AD C6C 14.T2A P4A 15.P5D T1R 16.P4TR P4CD 17.P4C C5D 18.CxC PxC 19.C4R PxP 20.CxC+ AxC 21.AxPA AxPC 22.A3D A6A 23.T3T AxPD 24.P5T A3R 25.T3C P3C 26.P4A A5T 27.T1C R1T 28.P5A AxP 29.AxA PxA 30.A6T T1CR 31.T(2A)2C TxT 32.TxT D3A 33.A7C+ DxA 34.TxD RxT 35.R2A R3A 36.R3D R4R 37.P6T P5A 38.R2R R5R y las blancas se rindieron…

A pesar de ello, su padre cuidó pedagógicamente del extraordinario talento del muchacho, dándole una instrucción adecuada. Los años siguientes no frecuentó el Club de Ajedrez; jugó solamente en casa y no siempre. Tenía seis años de edad cuando dio brillantemente mate a cierto ajedrecista cubano. Se ha conservado el final de la partida, y fue publicado en la revista moscovita “El Noticiero Ajedrecista” el año 1913, fecha en que Capablanca visitó Moscú.

Capablanca jugó con negras…

01 …y mate

 

Contando siete años le ganó una partida al francés Tabernhaus (éste con dama de menos como se estilaba), el cual estaba de visita en La Habana, quien años más tarde, cuando ya José Raúl gozaba de fama universal, aseguraba que era el único maestro que se había atrevido a darle la dama de ventaja a Capablanca.

Terminado que hubo la enseñanza primaria a los nueve años, se le permitió ir al Club de Ajedrez sólo los domingos. Allí, Golmayo, viejo y notable ajedrecista, y contrincante de Steinitz y de Chigorin, ya no podía darle una torre de ventaja.

A los once años, se le tenía por uno de los mejores ajedrecistas de La Habana. Tras la muerte de Golmayo y de Vázquez, el talento ajedrecista de la isla fue Corzo, y los admiradores de Capablanca estimaron oportuno que probase sus fuerzas con aquel.

Para examinarlo se organizó una serie de encuentros a dos partidas con los mejores ajedrecistas de la Capital. Enseguida, se vio que superaba a sus competidores, menos a Corzo, con quien perdió las dos partidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *