www.caissadigital1921.cubava.cu

↑ Volver a Campeonas del Mundo

1993 – 1996 – Zsuzsa Polgar

Zsuzsa Polgar, pasión por el ajedrez

Zsuzsa sonriente bajo el sol

( Autor : Javier Cordero Fernández – © Ajedrez de ataque )

         Zsuzsanna Polgar nació el 19 de Abril de 1969, en Budapest (Hungría).

         Hablamos de la mayor de las famosas hermanas Polgar, cuyo máximo exponente, al menos respecto al ajedrez de competición, es Judit. Auténticas abanderadas del ajedrez femenino, las Polgar han peleado durante años en un mundo de hombres y se han convertido en iconos de la lucha por la igualdad de sexos.

         Zsuzsa aprendió a jugar al ajedrez a los 4 años, cuando su padre decidió que había llegado el momento de incluirlo en la formación de su hija. Creo que todo aficionado al ajedrez conoce la decisión tomada por la familia Polgar, Laszlo y Clara determinaron que sus hijas serían educadas en el calor del hogar y dieron un papel especialmente relevante al ajedrez en ese aprendizaje. Hay muchas opiniones en contra y otras tantas a favor de esta decisión, pero no es eso lo que quiero tratar en este artículo.

         Cuando una persona aprende a jugar al ajedrez a un edad temprana todo resulta más sencillo. Su comprensión del juego es más natural y progresar no resulta un esfuerzo tan grande. El caso de las hermanas Polgar es un claro reflejo de este hecho.

Judit, Sofia y Zsuzsa. Las 3 hermanas Polgar

         Zsuzsa comenzó a competir de forma seria en plena adolescencia. En el año 1981 logró ser campeona del mundo sub-16 (con sólo 12 años), lo que daba fe del nacimiento de una futura estrella del ajedrez. En el año 1985, Zsuzsa irrumpió con fuerza en el mundo del ajedrez, precedida por su fama, empezó a recibir invitaciones de varios torneos internacionales. Sus resultados fueron buenos, siempre teniendo en cuenta su corta edad e inexperiencia. Con el paso de los años su juego fue mejorando y pronto empezó a frecuentar la parte alta de la clasificación de los torneos a los que acudía.

         Desde un principio, la familia había decidido que ninguna de las tres hermanas compitieran en torneos femeninos. Buscaban demostrar que jugar bien al ajedrez no era exclusivo de los hombres y que resultaba poco razonable separar a hombres y mujeres en torneos distintos. Esta decisión les trajo algunos problemas, como la prohibición (por parte de la federación húngara) de jugar torneos internacionales si no deponían su actitud.

         En 1986, siendo número 1 del ranking elo femenino, desafía al sistema al reclamar su derecho a participar en el ciclo clasificatorio para el campeonato del mundo masculino. Una piedra más en el camino de la igualdad en el ajedrez, donde jugadoras como Menchik, Gaprindashvili o Chiburdanidze ya se habían revelado con anterioridad. Hoy en día una mujer puede participar en el campeonato del mundo masculino, como ya ha hecho Judit Polgar, y tal vez sea hora de unificar ambos títulos.

         En 1988 acudió a sus primeras Olimpiadas de ajedrez, en Tsalónica (Grecia). Esta competición había sido dominada en todas sus ediciones por la URSS, salvo la organizada en Haifa (1976) que fue boicoteada por todos los países comunistas y en la que venció Israel. La selección húngara alineó a Zsuzsa y Judit en los dos primeros tableros y consiguió destronar a la URSS alzándose con el oro, con una Judit sublime (12’5 puntos de 13) y una Susan sensacional (10’5 de 14). Esta hazaña fue repetida en la siguiente edición, Novi Sad (1990), en esta ocasión con las 3 hermanas representando a Hungría. Zsuzsa tiene una excepcional marca en esta competición: nunca ha sido derrotada en ninguna partida, habiendo jugado un total de 56 (durante 4 participaciones). Podéis ver más detalles sobre estas actuaciones en: Zsuzsa en las Olimpiadas.

         A partir de ese momento, Zsuzsa empieza a tener una actividad febril y participa en un alto número de torneos, con excelentes resultados. Este buen momento de juego le permitió obtener el título de GM en el año 1991, convirtiéndose en la primera mujer en conseguirlo a través de 3 normas, anteriormente se había otorgado el título de GM a Chiburdanidze y Gaprindashvili, pero no gracias a la obtención de normas, sino por haber sido campeonas del mundo. De esa época también data otro record: ser la primera mujer en superar los 2500 puntos Elo.

         En 1992 cambia su postura de no participar en torneos femeninos con la intención de buscar nuevos retos en su horizonte ajedrecístico. Los primeros desafíos fueron superados con solvencia, con sendos triunfos en los campeonatos del mundo (femenino) blitz y de rápidas, que confirmaban a la mayor de las Polgar como la jugadora más fuerte del mundo, con el permiso de su hermana Judit, cuyo nivel no paraba de crecer.

Zsuzsa, siempre sonriente         

         Tras estos éxitos sólo hay un objetivo en su mente: ser campeona del mundo (de ritmo clásico). Para ello toma la decisión de entrar en el ciclo de candidatas al título mundial. Y su participación no pudo llegar en mejor momento, Zsuzsa mostró al mundo su talento y venció de forma espectacular y contundente en el torneo de candidatas organizado en Shanghai 1992. Pero la extraña normativa de la FIDE estipulaba que las dos primeras clasificadas del torneo tenían que jugar un match, que decidiría quien tendría derecho a retar a Xie Jun. El match se puso de cara para Zsuzsa con dos victorias, pero finalmente Ioseliani consiguió igualar la puntuación (4-4). En el tie-break volvieron a empatar y en el segundo tie-break de desempate se repitió la igualdad. La FIDE volvió a demostrar lo absurdo de sus decisiones y el empate se deshizo mediante un sorteo… en el que Zsuzsa perdió. Resulta incomprensible que algo tan importante como una final del campeonato del mundo se deje en manos del azar y no en la lucha en un tablero.

         El segundo asalto tuvo lugar en 1994, la ciudad de Tilburg acogió un nuevo torneo de candidatas y de nuevo Zsuzsa ocupó el primer lugar, pero en esta ocasión empatada con Maia Chiburdanidze, (Ver tabla). Se disputó un match de desempate en 1995, en el que la húngara no tuvo rival, imponiéndose por 5’5-1’5. Zsuzsa había logrado el derecho a retar a la campeona del mundo, la china Xie Jun.

         El gran momento de su carrera llegó a finales de enero de 1996. Su rival, la china Xie Jun, también jugaba al ajedrez desde niña, pero de una forma distinta a la de Susan, ya que en China el ajedrez estaba prohibido y los que lo practicaban lo hacían en la clandestinidad (incluso se quemaba cualquier libro sobre ajedrez que era requisado). Se estipuló que el match se disputaría en Jaén (España) y de un total de 16 partidas saldría el nombre de la ganadora. La primera partida se la apuntó Xie Jun con negras, pero ese fue su único momento de dominio, ya que tras dos tablas rápidas trató de arriesgar con blancas, pero lo que se encontró fue una derrota que cambió por completo la dinámica del match y su forma de jugar. Zsuzsa demostró un gran dominio estratégico y supo controlar los violentos ataques de la campeona del mundo, ganando 4 partidas casi consecutivas. El resto del match transcurrió de una forma parecida, con Zsuzsa convencida de sus posibilidades y con Xie Jun al borde del precipicio. En la 13ª partida, Zsuzsa obtenía una nueva victoria y se proclamaba campeona del mundo con un marcador de 8’5-4’5. (Ver tabla).

         Tras conquistar el título de reina del ajedrez apenas volvió a competir, una breve aparición en el campeonato de Holanda por equipos (1997) fue todo su bagaje. Su única meta residía en defender su título de campeona del mundo, pero en ese momento entró en juego la FIDE, que volvió a tomar varias decisiones incomprensibles relacionadas con aspectos económicos, poniendo todo tipo de trabas a la hora de elegir la sede y la fecha del match. Este último punto fue el gran detonante, ya que Zsuzsa había dado a luz a su primer hijo recientemente y no estaba en condiciones de jugar en la fecha marcada. Finalmente el match no se celebró y la FIDE desposeyó de su título a Zsuzsa, en otra polémica decisión más. Tras esta resolución sin sentido, Susan decidió retirarse del ajedrez y dedicarse a su vida familiar.

         Este retiro no fue definitivo, Zsuzsa disfrutaba jugando al ajedrez y decidió volver a disputar torneos en 2003, tras 7 años de retiro. A pesar de tanto tiempo sin competir, su nivel de juego seguía siendo alto, como atestigua sus triunfos en el campeonato de Estados Unidos blitz (2003, 2005 y 2006), torneo que nunca había sido ganado por una mujer. Debido a su gran rendimiento, en 2003 le fue entregado el galardón al GM del año en Estados Unidos, siendo la primera jugadora de la historia en recibirlo. Podéis consultar los resultados de toda su carrera en: (Ver Palmarés).

         En 2004 participó en las Olimpiadas de ajedrez en las filas de la selección estadounidense (llevaba muchos años residiendo en Queens, New York), equipo que nunca había conseguido una medalla en ninguna edición. La aportación de Zsuzsa en el primer tablero fue vital y Estados Unidos al fin consiguió subirse al cajón, en concreto en el segundo lugar.

         En el año 2005 volvió a demostrar su capacidad para jugar al ajedrez, en esta ocasión sus dotes de concentración y resistencia, al tratar de batir el record de mayor número de partidas jugadas en unas simultaneas… cosa que consiguió al jugar 326 partidas (+309 =14 -4). Pero la cosa no terminó ahí, ya que acto seguido comenzó un maratón de partidas seguidas (se juega en varios tableros y cuando un jugador acaba su partida, otro ocupa su lugar) y de nuevo volvió a batir el record mundial al disputar 1131 partidas, con el mejor porcentaje de puntos en una competición de este tipo: 96’93%. Se calcula que recorrió un total de 14 km en su devenir entre mesa y mesa.

Zsuzsa durante las simultáneas

         En la actualidad, Zsuzsa se encuentra embarcada en varios proyectos relacionados con el ajedrez, en una labor muy beneficiosa en pro de nuestro deporte. Veamos alguno de ellos:

    Universidad de ajedrez Polgar, una escuela de ajedrez online donde se dan cursos para 3 niveles diferentes: iniciación, intermedio y avanzado. Organiza toda clase de torneos, sobre todo enfocados a jugadores y jugadoras de corta edad.

    Susan es la directora del Departamento de ajedrez de la Universidad Texas Tech, desde donde se organizan campamentos de verano relacionados con el ajedrez, así como multitud de torneos y distintas clases para la mejora de nivel del alumno.

    Fundación Susan Polgar, con la que pretende difundir el ajedrez a nivel escolar, sobre todo con un intenso trabajo enfocado a las niñas.

    Ha creado un Blog de ajedrez, http://susanpolgar.blogspot.com, desde donde repasa a diario toda la actualidad del ajedrez. Un extenso trabajo con varias actualizaciones al día.

    Organizadora y promotora de torneos a nivel profesional (GM) en su país de residencia, Estados Unidos.

    Ha publicado varios DVD’s donde profundiza en ciertas aperturas y en temas como el medio juego. También ha escrito 4 libros sobre ajedrez: Chess tactics for champions, Gary’s Adventures in Chess Country, Breaking Through, A World Champion’s Guide to Chess.

Caricatura de Zsuzsa apoyada sobre una dama de ajedrez

         Como vemos, Susan trabaja sobre todo en el ajedrez de base, algo muy común en los Estados Unidos, donde no hay torneos de élite como en Europa. Gran parte de su trabajo está centrado en las niñas, lo que representa una lucha permanente en busca de la igualdad. Creo que esta decisión no puede ser más acertada, muchos de los problemas a los que se enfrenta la mujer en esta sociedad tienen su raíz en la educación que recibimos desde nuestra niñez. Al niño siempre se le inculcan valores competitivos, se le anima a participar en todo tipo de deportes y se le inculca un espíritu ganador. A las niñas, en muchas ocasiones, se las aleja de cualquier actividad deportiva y se las educa en dirección contraria y a menudo de una forma totalmente superficial. Sin duda, hay que evolucionar hacia un mundo donde no existan este tipo de discriminaciones por el mero hecho de pertenecer a un determinado sexo.

           Susan, y otros muchos profesionales, opinan que el ajedrez es una herramienta excepcional en la educación de los niños. Son varios los aspectos

que se consideran beneficiosos para aquella persona que practique el ajedrez: concentración, planificación, precisión, psicología o gestión del tiempo, sin duda características importantes para el desarrollo de cualquier persona.

         A nadie se le puede escapar que estamos hablando de una de las mejores jugadoras de la historia, que además se atrevió a competir en un mundo de hombres, con todo lo que ello conlleva. Existen muchos jugadores que consideran una humillación ser derrotados por una mujer, lo que hace que sus partidas se conviertan en duras y agotadoras batallas, con situaciones donde se ofrecerían tablas si enfrente hubiese otro hombre, pero que al haber una mujer no son concedidas ni por asomo. Existen muchos países donde se imparte una educación con un claro trasfondo machista, en los que la mujer es un ciudadano de 4ª categoría, por lo que no es de extrañar el comportamiento de ciertos GM cuando se enfrentan a determinadas situaciones.

         Nos aproximamos al final, por lo que puede resultar interesante detenernos a analizar como es el estilo de juego de Zsuzsa. Creo que es uno de esos raros casos cuyo estilo puede ser considerado ‘universal’, dominadora de todos las fases del juego sin predominar en sobremanera ninguna de ellas. Analizando sus partidas se puede deducir que no tiene miedo a entrar en posiciones complicadas, llegando a combinar con brillantez cuando es preciso.

 

Zsuzsa Polgar, pasión por el ajedrez

Zsuzsa sonriente bajo el sol

( Autor : Javier Cordero Fernández © Ajedrez de ataque )

         Zsuzsanna Polgar nació el 19 de Abril de 1969, en Budapest (Hungría).

         Hablamos de la mayor de las famosas hermanas Polgar, cuyo máximo exponente, al menos respecto al ajedrez de competición, es Judit. Auténticas abanderadas del ajedrez femenino, las Polgar han peleado durante años en un mundo de hombres y se han convertido en iconos de la lucha por la igualdad de sexos.

         Zsuzsa aprendió a jugar al ajedrez a los 4 años, cuando su padre decidió que había llegado el momento de incluirlo en la formación de su hija. Creo que todo aficionado al ajedrez conoce la decisión tomada por la familia Polgar, Laszlo y Clara determinaron que sus hijas serían educadas en el calor del hogar y dieron un papel especialmente relevante al ajedrez en ese aprendizaje. Hay muchas opiniones en contra y otras tantas a favor de esta decisión, pero no es eso lo que quiero tratar en este artículo.

         Cuando una persona aprende a jugar al ajedrez a un edad temprana todo resulta más sencillo. Su comprensión del juego es más natural y progresar no resulta un esfuerzo tan grande. El caso de las hermanas Polgar es un claro reflejo de este hecho.

Judit, Sofia y Zsuzsa. Las 3 hermanas Polgar

         Zsuzsa comenzó a competir de forma seria en plena adolescencia. En el año 1981 logró ser campeona del mundo sub-16 (con sólo 12 años), lo que daba fe del nacimiento de una futura estrella del ajedrez. En el año 1985, Zsuzsa irrumpió con fuerza en el mundo del ajedrez, precedida por su fama, empezó a recibir invitaciones de varios torneos internacionales. Sus resultados fueron buenos, siempre teniendo en cuenta su corta edad e inexperiencia. Con el paso de los años su juego fue mejorando y pronto empezó a frecuentar la parte alta de la clasificación de los torneos a los que acudía.

         Desde un principio, la familia había decidido que ninguna de las tres hermanas compitieran en torneos femeninos. Buscaban demostrar que jugar bien al ajedrez no era exclusivo de los hombres y que resultaba poco razonable separar a hombres y mujeres en torneos distintos. Esta decisión les trajo algunos problemas, como la prohibición (por parte de la federación húngara) de jugar torneos internacionales si no deponían su actitud.

         En 1986, siendo número 1 del ranking elo femenino, desafía al sistema al reclamar su derecho a participar en el ciclo clasificatorio para el campeonato del mundo masculino. Una piedra más en el camino de la igualdad en el ajedrez, donde jugadoras como Menchik, Gaprindashvili o Chiburdanidze ya se habían revelado con anterioridad. Hoy en día una mujer puede participar en el campeonato del mundo masculino, como ya ha hecho Judit Polgar, y tal vez sea hora de unificar ambos títulos.

         En 1988 acudió a sus primeras Olimpiadas de ajedrez, en Tsalónica (Grecia). Esta competición había sido dominada en todas sus ediciones por la URSS, salvo la organizada en Haifa (1976) que fue boicoteada por todos los países comunistas y en la que venció Israel. La selección húngara alineó a Zsuzsa y Judit en los dos primeros tableros y consiguió destronar a la URSS alzándose con el oro, con una Judit sublime (12’5 puntos de 13) y una Susan sensacional (10’5 de 14). Esta hazaña fue repetida en la siguiente edición, Novi Sad (1990), en esta ocasión con las 3 hermanas representando a Hungría. Zsuzsa tiene una excepcional marca en esta competición: nunca ha sido derrotada en ninguna partida, habiendo jugado un total de 56 (durante 4 participaciones). Podéis ver más detalles sobre estas actuaciones en: Zsuzsa en las Olimpiadas.

         A partir de ese momento, Zsuzsa empieza a tener una actividad febril y participa en un alto número de torneos, con excelentes resultados. Este buen momento de juego le permitió obtener el título de GM en el año 1991, convirtiéndose en la primera mujer en conseguirlo a través de 3 normas, anteriormente se había otorgado el título de GM a Chiburdanidze y Gaprindashvili, pero no gracias a la obtención de normas, sino por haber sido campeonas del mundo. De esa época también data otro record: ser la primera mujer en superar los 2500 puntos Elo. 

         En 1992 cambia su postura de no participar en torneos femeninos con la intención de buscar nuevos retos en su horizonte ajedrecístico. Los primeros desafíos fueron superados con solvencia, con sendos triunfos en los campeonatos del mundo (femenino) blitz y de rápidas, que confirmaban a la mayor de las Polgar como la jugadora más fuerte del mundo, con el permiso de su hermana Judit, cuyo nivel no paraba de crecer.

Zsuzsa, siempre sonriente

         Tras estos éxitos sólo hay un objetivo en su mente: ser campeona del mundo (de ritmo clásico). Para ello toma la decisión de entrar en el ciclo de candidatas al título mundial. Y su participación no pudo llegar en mejor momento, Zsuzsa mostró al mundo su talento y venció de forma espectacular y contundente en el torneo de candidatas organizado en Shanghai 1992. Pero la extraña normativa de la FIDE estipulaba que las dos primeras clasificadas del torneo tenían que jugar un match, que decidiría quien tendría derecho a retar a Xie Jun. El match se puso de cara para Zsuzsa con dos victorias, pero finalmente Ioseliani consiguió igualar la puntuación (4-4). En el tie-break volvieron a empatar y en el segundo tie-break de desempate se repitió la igualdad. La FIDE volvió a demostrar lo absurdo de sus decisiones y el empate se deshizo mediante un sorteo… en el que Zsuzsa perdió. Resulta incomprensible que algo tan importante como una final del campeonato del mundo se deje en manos del azar y no en la lucha en un tablero.

         El segundo asalto tuvo lugar en 1994, la ciudad de Tilburg acogió un nuevo torneo de candidatas y de nuevo Zsuzsa ocupó el primer lugar, pero en esta ocasión empatada con Maia Chiburdanidze, (Ver tabla). Se disputó un match de desempate en 1995, en el que la húngara no tuvo rival, imponiéndose por 5’5-1’5. Zsuzsa había logrado el derecho a retar a la campeona del mundo, la china Xie Jun.

         El gran momento de su carrera llegó a finales de enero de 1996. Su rival, la china Xie Jun, también jugaba al ajedrez desde niña, pero de una forma distinta a la de Susan, ya que en China el ajedrez estaba prohibido y los que lo practicaban lo hacían en la clandestinidad (incluso se quemaba cualquier libro sobre ajedrez que era requisado). Se estipuló que el match se disputaría en Jaén (España) y de un total de 16 partidas saldría el nombre de la ganadora. La primera partida se la apuntó Xie Jun con negras, pero ese fue su único momento de dominio, ya que tras dos tablas rápidas trató de arriesgar con blancas, pero lo que se encontró fue una derrota que cambió por completo la dinámica del match y su forma de jugar. Zsuzsa demostró un gran dominio estratégico y supo controlar los violentos ataques de la campeona del mundo, ganando 4 partidas casi consecutivas. El resto del match transcurrió de una forma parecida, con Zsuzsa convencida de sus posibilidades y con Xie Jun al borde del precipicio. En la 13ª partida, Zsuzsa obtenía una nueva victoria y se proclamaba campeona del mundo con un marcador de 8’5-4’5. (Ver tabla).

         Tras conquistar el título de reina del ajedrez apenas volvió a competir, una breve aparición en el campeonato de Holanda por equipos (1997) fue todo su bagaje. Su única meta residía en defender su título de campeona del mundo, pero en ese momento entró en juego la FIDE, que volvió a tomar varias decisiones incomprensibles relacionadas con aspectos económicos, poniendo todo tipo de trabas a la hora de elegir la sede y la fecha del match. Este último punto fue el gran detonante, ya que Zsuzsa había dado a luz a su primer hijo recientemente y no estaba en condiciones de jugar en la fecha marcada. Finalmente el match no se celebró y la FIDE desposeyó de su título a Zsuzsa, en otra polémica decisión más. Tras esta resolución sin sentido, Susan decidió retirarse del ajedrez y dedicarse a su vida familiar.

         Este retiro no fue definitivo, Zsuzsa disfrutaba jugando al ajedrez y decidió volver a disputar torneos en 2003, tras 7 años de retiro. A pesar de tanto tiempo sin competir, su nivel de juego seguía siendo alto, como atestigua sus triunfos en el campeonato de Estados Unidos blitz (2003, 2005 y 2006), torneo que nunca había sido ganado por una mujer. Debido a su gran rendimiento, en 2003 le fue entregado el galardón al GM del año en Estados Unidos, siendo la primera jugadora de la historia en recibirlo. Podéis consultar los resultados de toda su carrera en: (Ver Palmarés).

         En 2004 participó en las Olimpiadas de ajedrez en las filas de la selección estadounidense (llevaba muchos años residiendo en Queens, New York), equipo que nunca había conseguido una medalla en ninguna edición. La aportación de Zsuzsa en el primer tablero fue vital y Estados Unidos al fin consiguió subirse al cajón, en concreto en el segundo lugar.

         En el año 2005 volvió a demostrar su capacidad para jugar al ajedrez, en esta ocasión sus dotes de concentración y resistencia, al tratar de batir el record de mayor número de partidas jugadas en unas simultaneas… cosa que consiguió al jugar 326 partidas (+309 =14 -4). Pero la cosa no terminó ahí, ya que acto seguido comenzó un maratón de partidas seguidas (se juega en varios tableros y cuando un jugador acaba su partida, otro ocupa su lugar) y de nuevo volvió a batir el record mundial al disputar 1131 partidas, con el mejor porcentaje de puntos en una competición de este tipo: 96’93%. Se calcula que recorrió un total de 14 km en su devenir entre mesa y mesa.

Zsuzsa durante las simultáneas

         En la actualidad, Zsuzsa se encuentra embarcada en varios proyectos relacionados con el ajedrez, en una labor muy beneficiosa en pro de nuestro deporte. Veamos alguno de ellos:

  • Universidad de ajedrez Polgar, una escuela de ajedrez online donde se dan cursos para 3 niveles diferentes: iniciación, intermedio y avanzado. Organiza toda clase de torneos, sobre todo enfocados a jugadores y jugadoras de corta edad.

  • Susan es la directora del Departamento de ajedrez de la Universidad Texas Tech, desde donde se organizan campamentos de verano relacionados con el ajedrez, así como multitud de torneos y distintas clases para la mejora de nivel del alumno.

  • Fundación Susan Polgar, con la que pretende difundir el ajedrez a nivel escolar, sobre todo con un intenso trabajo enfocado a las niñas.

  • Ha creado un Blog de ajedrez, http://susanpolgar.blogspot.com, desde donde repasa a diario toda la actualidad del ajedrez. Un extenso trabajo con varias actualizaciones al día.

  • Organizadora y promotora de torneos a nivel profesional (GM) en su país de residencia, Estados Unidos.

  • Ha publicado varios DVD’s donde profundiza en ciertas aperturas y en temas como el medio juego. También ha escrito 4 libros sobre ajedrez: Chess tactics for champions, Gary’s Adventures in Chess Country, Breaking Through, A World Champion’s Guide to Chess.

Caricatura de Zsuzsa apoyada sobre una dama de ajedrez

         Como vemos, Susan trabaja sobre todo en el ajedrez de base, algo muy común en los Estados Unidos, donde no hay torneos de élite como en Europa. Gran parte de su trabajo está centrado en las niñas, lo que representa una lucha permanente en busca de la igualdad. Creo que esta decisión no puede ser más acertada, muchos de los problemas a los que se enfrenta la mujer en esta sociedad tienen su raíz en la educación que recibimos desde nuestra niñez. Al niño siempre se le inculcan valores competitivos, se le anima a participar en todo tipo de deportes y se le inculca un espíritu ganador. A las niñas, en muchas ocasiones, se las aleja de cualquier actividad deportiva y se las educa en dirección contraria y a menudo de una forma totalmente superficial. Sin duda, hay que evolucionar hacia un mundo donde no existan este tipo de discriminaciones por el mero hecho de pertenecer a un determinado sexo.

           Susan, y otros muchos profesionales, opinan que el ajedrez es una herramienta excepcional en la educación de los niños. Son varios los aspectos 

que se consideran beneficiosos para aquella persona que practique el ajedrez: concentración, planificación, precisión, psicología o gestión del tiempo, sin duda características importantes para el desarrollo de cualquier persona.

         A nadie se le puede escapar que estamos hablando de una de las mejores jugadoras de la historia, que además se atrevió a competir en un mundo de hombres, con todo lo que ello conlleva. Existen muchos jugadores que consideran una humillación ser derrotados por una mujer, lo que hace que sus partidas se conviertan en duras y agotadoras batallas, con situaciones donde se ofrecerían tablas si enfrente hubiese otro hombre, pero que al haber una mujer no son concedidas ni por asomo. Existen muchos países donde se imparte una educación con un claro trasfondo machista, en los que la mujer es un ciudadano de 4ª categoría, por lo que no es de extrañar el comportamiento de ciertos GM cuando se enfrentan a determinadas situaciones.

         Nos aproximamos al final, por lo que puede resultar interesante detenernos a analizar como es el estilo de juego de Zsuzsa. Creo que es uno de esos raros casos cuyo estilo puede ser considerado ‘universal’, dominadora de todos las fases del juego sin predominar en sobremanera ninguna de ellas. Analizando sus partidas se puede deducir que no tiene miedo a entrar en posiciones complicadas, llegando a combinar con brillantez cuando es preciso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *