! Un año sin ti, pero contigo… !

Ayer me pidió un amigo que le imprimiera un letrero para poner en el altar que le preparó al Comandante junto a una foto suya y una rosa blanca.

El letrero versa:   !Un año sin ti, pero contigo…!

Mi altar yo lo llevo en el alma, esta que gracias a ti fue algo mejor…

Gracias


“Hasta Siempre Comandante…”

28 de noviembre de 2016

Discúlpenme que hoy no les hable de Ajedrez…

FidelCTHace justo 33 años atrás me encaminaba a celebrar el día del estudiante en una actividad que se desarrollaría en el otrora comedor del Banco Nacional de Cuba. Subía por la calle Amargura junto a 2 compañeros de clase, tomamos derecha por San Ignacio y al llegar a Lamparilla vimos un mar de personas que se nos venía encima, luces rojas como de bomberos y un murmullo ensordecedor. No entendimos nada, ¡un incendio! (pensamos), cruzamos la calle para dejar pasar el gentío y seguir con calma después el camino al comedor. Vimos pasar guardias de verde-olivo y muchos extranjeros que atendían a un hombre de traje gris que explicaba cada detalle de todo el trayecto y que luego supimos se llama Eusebio Leal. De repente emergió frente a nosotros Fidel, con su inmensa figura. Nos quedamos pasmados, el comandante le hizo una seña a Eusebio para que detuviera su paso y ampliara su relato todo lo que pudiera, o al menos eso hizo.

Fidel: ¿De dónde son muchachos?

Nosotros: De la escuela del Banco (le respondimos)

Fidel: Ahh, Ustedes se refieren al Instituto de Finanzas…

El asombro se apoderó de nosotros, Fidel conocía cada detalle de la escuela, del plan especial, de los materiales, del estipendio, hasta detalles tan específicos como la cafetería o la cantidad de aulas. Nos abatió con un mar de preguntas que se extendió por más de 30 minutos; con el tiempo comprendí que se estaba actualizando de lo que le habían informado porque nunca había visitado ni visitó después la escuela, no al menos que yo sepa. Nunca se borrará de mi memoria aquella tarde.

Seis años más tarde volví a verle. Una tarde de 1989 nos citaron a todos los trabajadores del MINCEX al anfiteatro para una charla con Fidel; lo de charla sería una definición simbólica. Vino a explicarnos personalmente de forma minuciosa (y por varias horas) que debíamos estar preparados para un mundo sin la URSS. Fidel nos dibujó esa tarde un futuro apocalíptico. Nunca olvidaré una frase suya: “siempre debemos prepararnos para lo peor, si queremos vencer”. Todos sabemos que pasó luego, pero esa tarde muchos pensamos que se nos había vuelto loco el Comandante. ¡Qué lejos estábamos de comprender que quién se estaba volviendo loco era el mundo! sabiamente Fidel ya lo sabía.

Unos años más tarde volví a verle en el mismo teatro. Esta vez nos vino a convencer del voto unido. Luego con los años comprendí que el voto era lo de menos. Fidel solo pretendía mantenernos unidos ante tan grave situación internacional, él sabía bien que la unidad era la única forma de sobrevivir.

Hoy que ya no estás, ¿quién preguntará por la escuela a mis hijos o a mis nietos? ¿Quién los alertará de las nuevas deserciones? ¿Quién les enseñará el camino futuro?

Hoy, con un poco de más calma, luego de reponerme un tanto de tan duro golpe, creo comprender que nos toca a nosotros ocuparnos a partir de hoy, con su ejemplo y su enseñanza, ocuparnos y alertar a nuestros hijos y nietos.

Gracias Comandante por prepararnos para el futuro…

Hasta la Victoria Siempre…

 

Lenin Delgado

28 de noviembre de 2016

1 comentario

  1. Lenin: Fidel hizo mucho por el ajedrez en nuestro país. Desde el mismo triunfo de la Revolución se preocupó por este deporte. Estaba al tanto de las actividades, incluso particpó en varias de ellas, como simultáneas, los torneos Capablanca, la Olimpíada de La Habana. Luego impulsó los proyectos sobre el ajedrez en las escuelas y Universidad para Todos.

    Un saludo

    Ferreiro

Deja un comentario

Your email address will not be published.